lunes, 31 de enero de 2011

Un relat de terror a la italiana


Ahir, el diari El País publicava un amplísim reportatge sobre la Itàlia de Berlusconi que posava els pèls de punta. D’una banda l’article és una anàlisi d’allò que ha passat i està passant a aquell país que durant la segona meitat del segle passat va ser la referència de tota l’esquerra europea, especialment d’aquella que va apuntar-se al que van anomenar eurocomunisme. Enrico Berlinguer, Secretari General del PCI, va ser el primer en treure conseqüències d’allò que havia passat al Xile d’Allende quan els militars comandats per Pinochet van fotre el colp de l’11-S de 1973. El PCI, el més gran partit comunista d’Occident, va entendre que els grans canvis estructurals han de fer-se amb el consens polític i social necessari si és que volem que siguen irreversibles. Berlinguer va enunciar la tesi del compromiso histórico, i a Aldo Moro, líder de la Democràcia Cristiana, l’assassinaren les Brigate Rosse. Però, il Partito Comunista va mantindre’s en la vanguàrdia de les formacions polítiques de cultura comunista que havien pres distància de Moscou i del PCUS. 


L’anàlisi de Miguel Mora a El País és profund i clarificador. Paga la pena llegir el llarguíssim reportatge.http://www.elpais.com/articulo/reportajes/Berlusconi/resiste/elpepusocdmg/20110130elpdmgrep_1/Tes

A més, si la lectura d’aquest text la fem en clau valenciana, més que els pèls de punta la sensació és de terror. Mirem sinó aquest paràgraf:

(…)"Entender lo que está pasando en Italia parece simple y es en realidad una cosa muy compleja", analizaba el pasado viernes Roberto Saviano en su artículo de La Repubblica, titulado El fango sobre todos nosotros. "Hace falta un esfuerzo y coincide con la última posibilidad de no sufrir la barbarie. Porque, como siempre pasa, el fango llega. La máquina del fango escupe contra todo aquel que el Gobierno considere su enemigo. El objetivo es comunicar un mensaje simple: sois todos iguales, todos estáis sucios. En el país de los inmundos no se puede criticar, denunciar. La máquina del fango, cuando te tritura en su engranaje, te hace bajar al nivel más bajo. Donde, recordémoslo, estamos todos. Aquí no hay nadie bueno, todos tienen defectos o crímenes que esconder". De momento, el primer objetivo se ha conseguido. La potente maquinaria mediática iguala delitos graves y faltas leves; (…)


La primera conclusió a la qual podem arribar és que, a casa nostra, per mal que estiguen les coses encara poden empitjorar més.

I a Itàlia, quina és la resposta de la ciutadania? Doncs Miguel Mora, amb bona cosa de documentació y de bibliografia sobre el tema ens diu que a Il Cavaliere“Nada de eso le pasa factura aparente. Los italianos le apoyan mayoritariamente, aunque las encuestas revelan que si se votara hoy Berlusconi ganaría en la Cámara, pero no en el Senado, con lo cual no podría volver a ser primer ministro, y aunque un 50% de la población sigue pensando que debería dimitir por haber llevado a menores a sus fiestas (Noemi, Ruby, Iris). Los datos muestran que la oposición del Partido Democrático está a cinco puntos del Pueblo de la Libertad (30% contra el 25%). Y bajando”.
Molts, arreu el món, es pregunten (jo ho vaig fer ahir) què passa amb Itàlia, tal i com nosaltres ens preguntem què passa en València. Estan anestesiats, senzillament adormits? ¿Com és que no hi ha una reacció cívica contundent davant eixa barreja de crònica rosa amb crònica negra, de crònica jurídica amb crònica econòmica i amb crònica mediàtica, tot en clau d’opera bufa italiana? Miguel Mora ho explica així: El mundo se pregunta cómo es posible, qué les pasa a los italianos, si están rincoglioniti (atontados) o han perdido la razón. Mientras los emigrados escriben indignados a las webs y los blogs, los que viven dentro oscilan entre la consternación, la sonrisa estupefacta, la incultura del todo vale y la defensa a sangre y fuego del líder. Otros se indignan no solo con Berlusconi, sino también con la oposición, la clase política en general, con la patronal que protege el statu quo, con una Iglesia que consideran cómplice y, en gran medida, con ellos mismos.


A més de l’Església, el sistema polític berlusconià se sustenta no sols en la Màfia del sud, sinó –i les paraules són del fundador del diari La Repubblica, Eugenio Scalfari-, en "ese tercio de ciudadanos pasotas y desinformados que han dado un cheque en blanco a Berlusconi y son capaces de perdonarle cualquier cosa". Ens sona la música? I la lletra?

I ara la traca final. L’article de Miguel Mora recull opinions particularment crítiques envers l’esquerra política italiana. Un dels seus informants és contundent, immisericorde, amb ella: "A estas alturas sabemos bien lo que podemos esperar de nuestra izquierda. Cero. Cuando ha tenido el poder, D'Alema ha sido cómplice de Berlusconi, y su rival Walter Veltroni ha competido con él en ver quién era más cómplice. Esa es la realidad. Ya no tienen credibilidad. Los privilegios, la corrupción, el amiguismo, la riqueza, el conflicto de intereses, repiten uno a uno todos los vicios del emperador. La imagen de Veltroni reapareciendo de la nada en Turín ante tres filas de sesentones recién bronceados en sus villas de Kenia y Tailandia mientras los obreros de la Fiat firmaban la renuncia a sus derechos de enfermedad y huelga define a la izquierda italiana". Desde que estalló el escándalo, -informa Miguel Mora- el Partido Democrático ha bajado entre dos y tres puntos su intención de voto. El PDL se ha quedado igual.

Conclusions provisionals: tot i els escàndols, els pressumptes delictes, la manipulació mediàtica, la corrupció política, la confusió interessada en no diferenciar allò públic d’allò privat, la patrimonialització de l’Estat, la personalització obscena per part del líder, la deslegitimació dels opositors, la col.laboració legitimadora de l’Església Catòlica, la companyonia de les xarxes de la indústria del crim, etc., etc., etc., no fan trontollar el règim bastard de Berlusconi.

Falta la política, la vertadera política. Falta l’oposició, falten els partits d’esquerra que no estan acomplint amb el paper que el correcte funcionament democràtic els hi assigna. I Berlusconi es manté, inclús puja a les enquestes.

Vista la cosa des de la terra dels valencians, no és un conte de terror allò que ha publicat avui El País?

sábado, 29 de enero de 2011

Noguera, Ana i Oltra, Mònica.

És molt reconfortant constatar què, -encara que de vegades resulta difícil creure-ho-, malgrat tot, a aquest País dels nostres pecats, encara n’hi ha vida. De vida política parle. De vida política de la bona, de la desitjable, de la que aten a la vida de les persones en societat, de la que es preocupa per allò que en diguem la cosa pública.

Hi ha, en segons quins ambients, debats raonables sobre si els valencians hem estat afectats per algun virus que ens ha posat a la vora de la narcolepsia, o si algu ha tingut la idea d’afegir a l’orxata un potent relaxant muscular. Pesimistes he escoltat que aposten per  la idea d’un al.lucinògen escampat massivament pels estornells sobre les nostres ciutats, especialment sobre el cap-i-casal.  Són hipòtesis, idees, que pretenen donar alguna llum sobre la indiferència i la passivitat de bona part de la ciutadania; alhora que ofereixen un intent d’explicació de l’estat d’eufòria permanent que sembla afectar a una altra bona part dels habitants d’aquesta terra. Parle, clar, d’indiferència, de passivitat i d’eufòria política.

Doncs no. No tothom està anestesiat o al.lucinat. Encara n'hi ha vida. Encara podem tindre alguna esperança. 

Així com fa dècades els qui lluitaven contra la dictadura arruixaven octavetes des d’una moto pel carrer La Pau, o les posaven dins les bústies dels edificis populars del Marítim, ara  hi ha rebels irreductibles que fan coses com penjar vídeos al Youtube. I ens els passen pel correu electrònic o pel feisbuc, i els veem, i els comentem. 

Per aquesta via he conegut, -virtualment, que mai he coincidit amb ella personalment-, Mònica Oltra. Una dona valenta, forta, capaç. Ha tingut problemes importants amb el Poder; l’han insultat, l’han maltractat, l’han volgut silenciar. I no han pogut. He buscat el seu blog i m’ha agradat que, a més de citar Enrico Berlinguer  (Ai, que ha passat a Itàlia, Enrico?), afirma que comprendre i lluitar per transformar el món pot omplir de dignitat una vida. M’emociona que encara pense això en aquesta època d’individualisme ferotge. 

Sí que vaig coincidir una vegada amb Ana Noguera. No recorde si era un acte contra la guerra d’Irak o sobre la Constitució europea, però va ser al Campus de Burjassot. He estat sempre atent a les notícies que ha generat en la seua activitat política, i no comprenc com el seu partit no l’ha fet cap de cartell per a intentar aixecar aquest País (pense seriosament que han optat pel suicidi; el 23 de maig ho veurem). Ahir, en un dels vídeos de Youtube, l’he vist parlar d’educació. De com està l’educació d’aquest País i amb ràbia (algú encara té ràbia; ai mare que no estem morts!), ha denunciat on ens ha conduit la política educativa del govern del senyor Camps. 

Dues dones amb ideologia, amb força, amb capacitat, valentes, Oltra i Noguera. Encara n’hi ha vida. Vida política, en aquest País. 

jueves, 27 de enero de 2011

La premsa d'avui

Cada dia em resulta més difícil llegir la premsa. Abans, fa uns anys (l'edat, que pesa?) era un addicte al diari, ara cada dia repasse tres o quatre capçaleres per internet, però ho trobe, francament, bastant avorrit les més de les vegades. Poques notícies desperten el meu interés, unes per conegudes (la ràdio em manté informat, encara com!), altres per previsibles o reiterades o alienes a l'interés general. La desqualificació de l'altre, la deshonestedar intel.lectual, la falta d'una ètica mínima, el baix nivell dels professionals de la política, m'encabronen. I això els dies bons; que els roïns em resulten depriments. Per què no els deixe estar? Doncs perquè no puc -ni vull-  evitar l'interés per la cosa pública, per la vida.

De tant en tant, però, trobe coses a la premsa, articles d'opinió les més de les vagades, que m'interessen molt. Bé per que hi estic d'acord amb la tesi central, bé perquè posa negre sobre blanc arguments que jo no hauria sabut raonar millor, bé perquè tot i no compartir-los completament em fan pensar. Avui n'he trobat dos a El País.
Un és de Josep Ramoneda, "El furor reformista"  i gira al voltant del desig de Zapatero de passar a la història amb millor aspecte que el que pot aportar ara per ara.  

Diu Ramoneda "(...)A un Gobierno que va justo de pilas, le es difícil estar en todo, en pleno furor reformista del presidente. Pero, ¿qué ha cambiado en las convicciones de Zapatero para hacer ahora a toda prisa lo que no se hizo en tres años? Fundamentalmente una cosa: se ha dado cuenta de que su descrédito es tal que su reelección sería imposible aunque lloviera dinero sobre España. Con lo cual, ha decidido renunciar a la reelección y reformar todo lo que le pidan, con la esperanza de que, dentro de algunos años, la historia, o más bien su letra pequeña, reconozca que durante el segundo mandato de Zapatero se llevaron a cabo las reformas que permitieron que la economía española entrara fortalecida en una nueva etapa. Naturalmente, para que esto sea así, se necesitan tres condiciones: que las reformas se lleven a cabo; que sean realmente las que necesita el país, que no tienen porque ser forzosamente las que convienen a los mercados; y que dentro de unos años la ciudadanía las perciba como beneficiosas. Ninguna de las tres cosas está garantizada. Ahora la gente traga porque está asustada, pero un día puede decir basta (...)".

L'altre és de Jordi Garcia, titolat "La izquierda federal" i connecta amb un altre excel.elnt article de Javier Cercas de fa uns dies al mateix diari. (http://www.elpais.com/articulo/opinion/izquierda/federal/elpepuopi/20110127elpepiopi_4/Tes). Entre altres coses, Jordi García diu: "(...) Me pregunto desde la izquierda no nacionalista si la rehabilitación de ese federalismo como eje ideológico de un proyecto político de futuro no sería una salida estimulante para una izquierda (no solo socialista) desdibujada, errante o maniatada. La expectativa federal ha estado intermitente y tímidamente en boca de la izquierda desde hace muchos años, pero nunca se ha presentado con firmeza y convicción como cumplimiento final del largo despliegue del Estado autonómico. Me pregunto si las ventajas del federalismo, como idea motor y eje político cohesionador, no serían mucho mayores que el espanto que todavía pudiera despertar en los sectores peor educados civil y políticamente de la sociedad española. El coraje federalista de Zapatero se desdibujó muy temprano para quedar a merced de la galopante renacionalización españolista que encarnan el triunvirato don Pelayo, Aznar y Aguirre. El potencial vitamínico del federalismo quizá recobraría para el proyecto socialista a un amplio sector de la izquierda en Cataluña, desmotivado y ajeno al discurso monocordemente nacionalista (a izquierda y derecha). Pero podría ayudar también a la izquierda española a entender mejor, de una vez, esa pluralidad demasiadas veces sofocada con torpeza o invocada demasiadas veces solo retóricamente. El PSOE es el partido que desde cualquier punto de vista debería liderar un proyecto de España federal, por mucho que nadie tenga hoy la fórmula técnica y específica que adoptaría esa culminación federal de lo que es ya una forma atípica de federalismo (...)". <Photo 4>

Crec que paga la pena llegir els dos articles. Això, però, si encara tenim interés per la cosa pública, i no estem gestionant un dia depriment.

sábado, 22 de enero de 2011

"No hemos tocado fondo"

Quico Arabí ha tret un article al L-EMV que descriu amb la perícia d'un forense del CSI el procés d'aprovació de la llista del PSPV-València per a les eleccions de maig. Arabí li atribueix a"un militant" (?) la frase, però jo la tinc per pronunciada fa décades pel professor Fabià Estapé: "no sólo hemos tocado fondo, es que seguimos excarbando". I la senyora Barberà fregant-se les mans. Ai, mare!


FRANCESC ARABÍ En los partidos políticos sólo hay un estado de salud peor que el conflicto: la indiferencia, la deserción por ilusiones y aspiraciones capadas. Esa depresión colectiva que acampa cuando la inercia, los vicios, la condición humana, los egos hinchados por el espejo, las expectativas defraudadas o las encuestas que chocan con gobiernos perpetuados como régimen succionan las energías. Es la radiografía del PSPV de Valencia, que ayer, en la votación de la candidatura municipal evidenció que cada día resulta más difícil cumplir aquella proclama con la que un militante retrató la situación tras una de las tantas catástrofes vividas en los últimos años: «Hemos tocado fondo y seguimos escarbando».
La candidatura que encabezan Joan Calabuig y Salvador Broseta se presenta el 22 de mayo con el propósito de movilizar a los más de 580.000 ciudadanos con derecho a voto en Valencia. Ayer, apenas motivó a 539 militantes de los 1.762 censados —el 30,6%— para ir a votar en las 17 agrupaciones de la ciudad. Sólo esos quisieron participar en el referéndum sobre la lista que proponía la ejecutiva. Y de ellos, apenas 331 la avalaron (el 61,8%). 145 dijeron no (27,1%) y 57 votaron en blanco (10,6%). La participación no llegó ni a la mitad de la registrada en las primarias de octubre, en las que Calabuig se impuso a Manuel Mata, proceso en el que tomaron parte 1.251 afiliados.
La refundación del PSPV se saldó con 300 bajas. Ahora, la raquítica participación retrata un partido sin músculo tísico y moribundo. En agrupaciones como Jesús, Ciutat Vella, Patraix o Camins al Grau le dieron una bofetada a la candidatura. En la última sólo hubo cuatro votos a favor. En Jesús, ocho.

El no de un tercio de la dirección
Ni siquiera el candidato a alcalde, Joan Calabuig, pudo votarse. Se dejó caer por la sede de l´Eixample y no le permitieron participar. Venía de Madrid, del certamen de turismo Fitur y llegó tarde. Toda una metáfora de la situación del PSPV. Las únicas horas de paz desde que ganó las primarias las ha pasado Calabuig en la feria. El resto, un calvario. En declaraciones a este diario, el candidato admitió que estos son «procesos difíciles, pero estoy contento y satisfecho. Ahora toca trabajar mucho y generar ilusión». El secretario de la ciudad, Salvador Broseta, número dos de la lista, vivió ayer la ejecutiva en la que se aprobó la lista como una tortura. Salió con 22 votos a favor, cuatro en contra y dos abstenciones. Ocho miembros de la dirección ni acudieron. Fue la mejor noticia para Broseta. Sólo 22 de 35 dirigentes dieron el sí. No fue lo peor. La mayor desgracia llegó cuando, en pleno aquelarre, a Broseta le estalló políticamente la mano derecha.
Porque uno de los dos vicesecretarios y jefe del programa electoral, Carlos González Triviño, no sólo votó en contra sino que, tras quedar fuera, anunció que deja el cargo de asesor municipal. Triviño recriminó a Broseta haber traicionado el proyecto de cambio con el que llegó a la dirección patrocinado por Alarte. Algunos de los otros que votaron en contra (Amparo Molla, Maribel Romero y Palmira Muñoz) o se abstuvieron (Antoni Pla) hablaron de falta de participación y democracia interna al elaborar la candidatura. Todas estas voces disidentes están en la órbita de Alarte y Broseta. El secretario general defendió que en la lista están «los mejores para modernizar Valencia y reactivar la economía y el empleo». «Un equipo que aúna experiencia en la gestión y veteranía en los movimientos sociales con una nueva hornada de socialistas valencianos», agregó.
Al testaferro político del secretario de país en la ciudad también lo culpan de no defender un espacio de autonomía respecto a Alarte. Por ejemplo, quienes vieron como sus propuestas de nombres salían perjudicadas porque se colaba en el número ocho Félix Estrela, de FSP-UGT. Alarte telefoneó a Broseta para decirle que se había comprometido a que Estrela iba el ocho. El trato lo cerró Alarte con representantes de esa familia que, cuando ayer tomaron el ascensor de la sede de Blanquerías, pulsaron el 4 en vez del 2, donde tiene despacho Broseta. Sabían que negociar en la cuarta cunde el doble que en la segunda.